¿Cuántos sueños tienes en una noche?

2022 | Sobre Los Sueños

Los sueños son un enigma para la humanidad. Siguen fascinando y divirtiéndonos durante eones de nuestra civilización duradera.

Desde los inicios de las sociedades humanas, el hombre ha estado tratando de descubrir los significados secretos escondidos bajo el velo místico de los sueños, a menudo atribuyéndoles mensajes divinos y presagios de otra dimensión.



Incluso en el mundo moderno, cuando la ciencia sobre la conciencia y la personalidad humanas se ha desarrollado hasta un punto en el que podemos medir y analizar fenómenos abstractos y esquivos como sueños, la gente los aborda con cierta precaución y superstición.



La explicación científica afirma que los sueños son impulsos cerebrales de algún tipo, pero por qué y cuándo ocurren sigue siendo una especie de misterio para la humanidad en general.

Misticismo y ciencia de los sueños

La humanidad ha estado intrigada y fascinada por el fenómeno de los sueños desde hace mucho tiempo. Muchos grandes imperios y sociedades históricas tenían una actitud particular de respeto y aprecio por los sueños. Los sueños a menudo se ven proféticos, vigilantes y sugerentes.



En muchas de las culturas del mundo, los sueños se han inducido intencionalmente, con el fin de predecir el futuro o analizar los acontecimientos y circunstancias presentes. Los chamanes, sacerdotes y otros representantes religiosos fueron muy apreciados por sus supuestos poderes místicos para ver el desenlace de algunos eventos a través de los sueños.

La humanidad siempre estuvo fascinada por las cosas que no podían explicar lógicamente, por lo que a todos los fenómenos vistos como sobrenaturales o divinos se les atribuía un significado y un poder especiales.

Algunas de las figuras históricas más importantes fueron guiadas con frecuencia por consejos y sugerencias que habían adquirido de sus adivinos, sacerdotes y oráculos que habían obtenido de los sueños.



Los seres humanos modernos todavía están impresionados y encantados con sus sueños. Ciertamente te has preguntado acerca de la verdadera naturaleza de los sueños. ¿Existe alguna explicación satisfactoria para ellos, en términos de ciencia y conocimiento moderno? Las explicaciones modernas de los sueños ocurren dentro de las teorías de la psicología popular, propuestas por Sigmund Freud y Carl Jung. Según la explicación freudiana, los sueños se interpretan como partes inconscientes de la mente humana.

Los sueños son imágenes y escenas que ilustran nuestros deseos y necesidades reales que reprimimos cuando estamos despiertos. Lógicamente, toda la tensión acumulada por la supresión constante debe escaparse a alguna parte.

Según las interpretaciones de la psicología, los sueños son una válvula de escape para nuestra mente.

Algunas otras teorías sugieren que los sueños no son más que impulsos cerebrales que ocurren en nuestra mente durante el sueño, sin un significado real.

En otras palabras, no son mensajes significativos, sugerentes o proféticos del otro lado de nuestra mente. Los sueños son imágenes aleatorias que ocurren mientras nuestro cerebro procesa nuestros pensamientos.

Algunos estudios afirman que los sueños son una especie de mecanismo de defensa que nos enseña cómo reaccionar ante la presencia de una amenaza en la vida real. Se explica por el hecho de que los animales también sueñan.

Está comprobado que los gatos tienen sueños, por ejemplo.

Dado que los animales no son seres sensibles como seres humanos, no interpretan los sueños para atribuirles significado; los sueños les sirven de advertencia y de autodefensa.

El poder de la conciencia hace que los humanos intenten instintivamente dar significado a los sueños, en el mismo momento en que nos despertamos.

Ciclo de ensueño

Los estudios científicos afirman que todas las personas sueñan, todas las noches. No importa si recuerdas lo que soñaste o no. La gente tiende a decir que no sueña, si no puede recordar ninguna imagen después de despertarse.

Sin embargo, la ciencia tiene diferentes sugerencias, aunque no existen teorías estrictas que den una conclusión sobre la naturaleza y el proceso de soñar. Los estudios han demostrado que la vigilia tiene un impacto en nuestros sueños.

Se han realizado numerosos experimentos, con el fin de determinar qué factores y de qué manera afectarían los sueños en sí mismos y nuestra capacidad para recordarlos.

Está comprobado que si nos despertamos durante la fase REM del sueño, lo más probable es que podamos recordar información detallada sobre el sueño.

Los sueños aparecen principalmente durante la fase REM del sueño, aunque pueden ocurrir durante otras partes del ciclo del sueño.

Sin embargo, los sueños REM suelen ser memorables y bastante vívidos. La fase REM es una fase de movimiento ocular rápido. Es la etapa del sueño más cercana a la etapa de la mente humana despierta.

Científicamente lo caracterizan los movimientos oculares rápidos y aleatorios, las contracciones pasivas de los músculos y las ondas cerebrales desincronizadas. Esas son las condiciones que hacen que los humanos tengan sueños vívidos y los recuerden. La etapa REM también está asociada con la creatividad y los sueños lúcidos.

¿Con qué frecuencia sueñan los humanos?

Como mencionamos antes, todos soñamos, todas las noches. No hay ninguna conclusión sobre la cuestión de por qué no recordamos nuestros sueños, aunque es explicable por qué somos capaces de recordar los sueños de la etapa REM.

Tanto si una persona recuerda un sueño como si no, la gente sueña aproximadamente durante dos horas por noche. Las personas tienen aproximadamente de cuatro a seis sueños durante una noche.

Una persona promedio pasa entre siete y ocho horas durmiendo; normalmente se dedican dos horas a soñar. Un sueño suele durar de cinco a treinta minutos.

No hay una explicación particular por la que olvidamos nuestros sueños, sin importar cuán extrañas o extrañas puedan parecer las imágenes. Hay algunas suposiciones científicas que posiblemente podrían explicar el fenómeno del olvido de los sueños.

Las regiones del cerebro responsables de la lógica y la planificación muestran una disminución de la actividad mientras dormimos, por lo que puede ser la razón por la que nuestro cerebro no considera importante anotar las historias.

Cuando nuestro sistema de lógica y planificación está en su nivel más bajo de funcionamiento, no nos ocupamos de las predicciones y no necesitamos pensar en lo que podría producir el evento en particular, por lo que interactuamos libre y activamente con nuestros sueños.

Los episodios REM tienden a alargarse progresivamente a medida que avanza la noche. Esto también significa que los sueños que ocurren durante la fase REM se alargan proporcionalmente a los episodios REM. Una persona promedio suele experimentar de cuatro a cinco episodios REM durante el sueño.

El primer episodio dura sólo de diez a doce minutos, el segundo episodio puede durar de quince a veinte minutos y así sucesivamente. Los sueños que acompañan a las etapas REM suelen durar el mismo tiempo.

Proporcionalmente, la tasa de recuperación de los sueños aumenta con el número de fases REM. Se informa que las personas tienden a tener una memoria muy clara de los sueños de la última etapa REM.

Pueden recordar información detallada obtenida del sueño, como descripciones vívidas de imágenes, sonidos, colores, emociones, etc. del sueño.